COMUNICACIÓN

NOTICIAS

REGRESAR
Desarrollo de Agentes Virtuales Aplicados en Salud Mental
Imagen propiedad de: agente virtual
Nota publicada el 14/JUL/2015 Por Ruth Noemí González

Actualmente el Doctor en Ciencias de la Computación, Juan Martínez Miranda, quien actualmente tiene una cátedra CONACyT en la Unidad de Transferencia Tecnológica Tepic del Centro de investigación Científica y Estudios Superiores de Ensenada (CICESE-UT3) se encuentra trabajando en un proyecto de agentes virtuales con el fin de dar soporte a la prevención y tratamiento de problemas relacionados con la salud mental, tales como depresión o trastorno bipolar.

En todo el mundo alrededor de 450 millones de personas padecen trastornos mentales y de conducta; y se estima que una de cada cuatro personas desarrollará uno o más de estos trastornos en el transcurso de su vida. Cinco de las diez causas principales de discapacidad y muerte prematura a nivel mundial se deben a condiciones psiquiátricas. A pesar de que dichos trastornos son un importante problema de salud publica a nivel mundial, en la gran mayoría de países muchos de sus ciudadanos no reciben un tratamiento adecuado que les permita tener una recuperación completa. En México menos del 20% de quienes presentan un trastorno afectivo buscan algún tipo de ayuda, y aún cuando los pacientes acceden a los servicios de salud, solamente 50% de ellos reciben algún tipo de tratamiento. Algunos de los factores que se asocian con la reducida solicitud de ayuda incluyen los horarios de atención poco convenientes, las largas listas de espera para obtener una cita, el desconocimiento del tratamiento o las dificultades para trasladarse al servicio.

Los servicios de salud mental, al igual que muchas áreas de la salud, se están beneficiando enormemente de los avances vertiginosos alcanzados en las ciencias computacionales. Un paradigma reciente en este tipo de soluciones son los sistemas interactivos inteligentes cuyo contenido y estilo de interacción se adaptan de manera dinámica a las condiciones específicas y evolución clínica particular de cada usuario. Un ejemplo concreto de esta tecnología son los conocidos como Agentes Virtuales, los cuales son entidades basadas en Inteligencia Artificial capaces de interactuar con los mediante comunicación verbal (diálogos básicos en lenguaje natural) y no verbal (expresiones faciales y movimientos corporales) para ofrecer asistencia en una tarea concreta. Estos agentes han sido ampliamente utilizados en educación, entretenimiento, comercios en línea y son cada vez más utilizados en psicoterapia. La ventaja es que están disponibles en cualquier momento y en cualquier lugar que se tenga una computadora o dispositivo electrónico como Tablet o teléfono celular.

Coordinado por el Doctor Juan Martínez, el grupo Haramara TICLab de CICESE-UT3, realiza un proyecto enfocado al desarrollo de esta tecnología para dar un seguimiento continuo y ofrecer actividades basadas en psicoterapia que ayude a las personas que estén bajo tratamiento de algún trastorno mental. Este proyecto nació por la necesidad de apoyar a los especialistas clínicos a dar seguimiento a aquellos pacientes que habían pasado una fase critica y que necesitan un apoyo continuo para evitar una recaída o detectar prematuramente una situación de crisis. Además de ofrecer actividades de ayuda, el Agente Virtual mediante sesiones interactivas diarias recoge información sobre el estado de ánimo del paciente la cual es almacenada para posteriormente transmitirla al especialista clínico y que sirva de ayuda en la valoración sobre la evolución del paciente. El desarrollo de este agente virtual presenta diferentes retos de investigación que se están trabajando en CICESE-UT3, entre los que se encuentran el reconocimiento de las emociones del paciente a partir del análisis acústico de su voz, y la generación de respuestas empáticas por parte del Agente Virtual que ayude a generar confianza en el paciente y lo motive a realizar las actividades que se le ofrecen.

Uno de los objetivos del proyecto es la creación de un conjunto de agentes virtuales con diferentes apariencias y comportamientos lo suficientemente genéricos para que sean aplicados no únicamente en el área de salud mental, sino en cualquier problemática en la que es necesaria una interacción continua con el usuario para detectar cualquier cambio en su condición y ofrecer ayuda inmediata. Ejemplos de estos escenarios son los adultos mayores o personas con enfermedades crónicas tales como hipertensión y diabetes. También se está trabajando para integrar esta plataforma con sensores no invasivos capaces de recoger datos fisiológicos relevantes al estado de salud del paciente y que complemente la información proporcionada por el paciente al Agente Virtual. Es así como los investigadores de CICESE-UT3 proponen crear una plataforma suficientemente genérica que se pueda adaptar a diferentes contextos.